International Symposium on Climate Change – Rome 2015. Photo: Tommaso Carmassi

De Roma a París

Vigoroso y urgente exhorto a la acción climática
Roberto Savio

Un Simposio Internacional de alto nivel se celebró en Roma del 27 al 29 mayo para evaluar el estado real y los peligros del cambio climático, identificar las debilidades en el proceso de negociación en curso, para proponer políticas y medidas necesarias para una rápida y eficaz acción climática, haciendo hincapié en los riesgos y costos de nuevos retrasos. La intención es ampliar el apoyo a un gran acuerdo internacional fundamental para la crucial conferencia climática COP 21 de la ONU, que se celebrará en París del 30 de noviembre al 11 de diciembre.
El Simposio se celebró por iniciativa del premio Nobel Mijail Gorbachov, con el apoyo de la Fondazioni Italiani, la Agencia Espacial Europea y el Foro de la Nueva Política, y contó con la participación de un representante del Consejo Pontificio de Justicia y la Paz.
Un grupo de 23 expertos, científicos internacionales e italianos emitió el siguiente llamamiento, dirigido a líderes políticos, negociadores, gerentes de industrias, activistas y ciudadanos comunes de todo el mundo.
La emergencia de la crisis climática ya está causando efectos devastadores en la salud humana, especialmente para los pobres y desfavorecidos, amenazando cada vez más el medio ambiente global, la paz mundial y las perspectivas para las generaciones futuras.
Los responsables políticos deben enfrentar el hecho de que el cambio climático provocado por el hombre, está ocurriendo más rápido y más extensamente de lo esperado. Si esta evolución no se corrige, el clima se desestabilizará en las próximas décadas, con consecuencias catastróficas para todos los países, ricos o pobres.
Los problemas específicos no abordados de manera adecuada en las negociaciones de la COP son:

---Los fenómenos que registramos hoy son el resultado de un aumento de la temperatura de "sólo" 0,8 grados en comparación con los niveles preindustriales.
---El límite de 2 grados de calentamiento como un objetivo de las negociaciones internacionales es demasiado alto: es la frontera entre el cambio climático peligroso y el extremadamente peligroso. Un límite de 1,5 grados sería de salvaguardia más segura y una meta más exigente.
--- Las políticas actuales en la ausencia de medidas correctivas urgentes, conducirán a un incremento de 4-5 grados, lo que probablemente va a destruir las condiciones que han permitido el desarrollo de la civilización humana en los últimos 10.000 años.
--- No sólo estamos enfrentando una amenaza de calentamiento progresivo del planeta debido a los complejos sistemas que regulan el clima, existe también un riesgo creciente de cruzar el punto de no retorno, desencadenando procesos de auto-refuerzo y de colapso repentino más allá de la influencia humana. Este peligro está bien avanzado, en algunos sistemas- país.
---Para evitar consecuencias catastróficas, nuestras economías se deberán descarbonizar  rápidamente, acabando con nuestra dependencia de los combustibles fósiles. Sólo el 35% de las reservas actuales de combustibles fósiles puede ser quemado, si tenemos la oportunidad, que se estima en 66%, de mantenerse por debajo de de 2 grados, lo que sigue siendo una mala perspectiva para el futuro de la humanidad. Para tener una probabilidad más realista, de 90%, el carbono que podemos quemar debe ser reducido a cero. Un alto porcentaje de las reservas se convertirá en insostenible económicamente, lo que elimina cualquier justificación para una mayor exploración y el desarrollo de nuevas reservas.
---La explotación de los combustibles fósiles que se está haciendo hoy tendrá consecuencias peligrosas en las próximas décadas. Las negociaciones climáticas deberían mostrar un mayor sentido de urgencia y moverse rápidamente hacia la gestión razonable del riesgo de precaución. Un acuerdo internacional en París en la COP21 debe implementarse de inmediato: no se puede esperar hasta 2020, como se prevé actualmente.
---Los dirigentes y negociadores en París deberán tener plenamente en cuenta que el contexto mundial ha cambiado, lo que ha sido evidenciado recientemente por la ciencia, por pruebas en mundo real y por los objetivos encima mencionados. Ellos deberían concordar sobre metas mucho más ambiciosas de reducción de emisiones, en una estrategia global clara a largo plazo para administrar el tema del clima, con instrucciones y medidas concretas, estables y reglas predecibles para estimular las finanzas, la inversión, la innovación y la acción.
---A diferencia de cualquier experiencia previa de la humanidad, el cambio climático es un riesgo y una oportunidad. No es primordialmente una cuestión ambiental, como algunos negociadores parecen asumir. Se trata de transformar profundamente la sociedad global, la economía, el comercio y las finanzas. Paris 2015 debe establecer de manera inequívoca el cambio climático como una prioridad para la cooperación y la acción internacional.
---La estabilidad climática global es una condición previa para lograr otras metas humanas, incluidos los objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas, para el mantenimiento de una economía mundial estable y productiva y la paz en el mundo. Para lograr un sólido acuerdo sobre el clima en París será esencial proteger la cooperación internacional, evitando una desviación hacia la confrontación en asuntos internacionales.
---Un enfoque centrado en las personas y basado en los derechos debe situarse en el centro de cualquier acuerdo, sobre la base de la justicia entre ricos y pobres y entre las generaciones presentes y futuras. El papel y la participación plena de las mujeres deberán garantizarse en todos los aspectos de la respuesta al cambio climático.
---Es necesario un nuevo paradigma de crecimiento económico con una estrategia global coherente y revisión de los acuerdos institucionales, que debe ser construida en torno al cambio climático en su contexto más amplio de desarrollo ambiental, social y económico. Para resolver la crisis climática debemos abordar sus causas fundamentales, que se encuentran en las raíces de nuestras sociedades, nuestras economías y nuestro comportamiento.
---Los líderes en París deberían delinear las normas generales para la transformación radical de nuestros sistemas de energía, algo esencial para lograr un mundo libre de carbono para el año 2050. Las tecnologías y habilidades para desarrollar las economías del futuro bajo en carbono,  en gran medida están disponibles, pero deben ser difundida a nivel mundial, lo cual es poco probable con los mecanismos tradicionales del mercado. Una acción rápida y vigorosa es por lo tanto esencial para acelerar el cambio, junto con la eliminación de los apoyos a los combustibles fósiles.
---El presupuesto para la investigación, el desarrollo y la innovación debería ser fuertemente reforzado con el fin de generar las tecnologías de punta y de inflexión para un cambio realmente innovador y difundirlas rápidamente por todo el mundo con el fin de evitar soluciones "lock-in" ineficaces para las próximas décadas.
---El financiamiento para el clima es crucial para la atenuación y la adaptación, el desarrollo de la capacidad de recuperación y poder llevar a cabo economías de reestructuración y sistemas de energía. En Paris 2015 se debe comenzar una transición ordenada hacia un sistema energético global de clima seguro, que puede erradicar la pobreza y satisfacer las necesidades de energía de una creciente población mundial. Billones de dólares se encontraron en dos años para estabilizar el sistema bancario. ¿Cuánto vale el mantenimiento de un clima mundial estable y un entorno viable para el desarrollo humano?
---El liderazgo y los ideales deben reforzarse en todas las clases sociales para introducir cambios fundamentales en nuestras sociedades y economías, y para hacer frente al desafío del cambio climático. Los líderes deben movilizar a los ciudadanos para lograr una masa crítica a favor de la transformación hacia nuevas economías sostenibles bajas en carbono, y los ciudadanos deberán presionar a sus líderes para salvaguardar el futuro y para evitar la amenaza del cambio climático.
---Teniendo en cuenta París 2015 y todavía más allá, debemos reconocer la dimensión moral y espiritual de la crisis climática y ecológica que enfrentamos. Tenemos que establecer una nueva relación de respeto mutuo y de armonía entre la humanidad y la naturaleza, así como entre nosotros.

Tenemos la capacidad para evitar los peores efectos del cambio climático. De hecho, la transformación hacia un mundo con cero emisiones de carbono es una oportunidad económica y social sin precedentes, en un momento en el que se está apostando en el futuro de la humanidad. Después de décadas de negación y demoras, tenemos que encontrar la voluntad, el compromiso y la colaboración para actuar ya, de forma rápida y eficaz. Paris 2015 puede ser decisivo en la presentación de una visión clara, estableciendo caminos y movilizando apoyos para comenzar la acción sobre la que ahora depende el futuro de la humanidad.
Firman esta apelación los miembros del Grupo de Expertos:
Dr. Giulietto Chiesa, Italia: Ex miembro del Parlamento Europeo, el Foro Nueva Política.
Dr. Valerio Calzolaio, Italia: Ex viceministro de Medio Ambiente, cuatro veces miembro del Parlamento.
Dr. Frederick Dubee, Canadá: Senior Advisor, Pacto Mundial, Oficina Ejecutiva del Secretario General de las Naciones Unidas. Vicepresidente de la Asociación Internacional de Economía Verde (IGEA) y Presidente del Congreso Mundial Anual de la Biodiversidad (biod-2013).
Ian T. Dunlop, Australia: E alto ejecutivo de la internacional del petróleo, el gas y de la industria del carbón. Ex Presidente del Grupo de Expertos de Comercio de Emisiones de Australia y Director General del Instituto Australiano de Directores de Empresas, 1997 a 2001.
Ivan Faiella, Italia: Banco de Italia, Estructura Económica y División del Mercado de Trabajo, energía y economista ambiental.
Gracia Francis, Italia: Ex presidente de WWF- Italia y ex líder del Partido Verde italiano.
Dr. Tim Jenkins, Reino Unido: Director, Gran Proyecto de Transición y de Asuntos Exteriores, Fundación Nueva Economía
Dr. Georgios Kostakos, Grecia: Director Ejecutivo, Fundación para la Gobernanza Global y Sostenibilidad; previamente con Naciones Unidas, incluyendo asesoría en materia de cambio climático y sostenibilidad.
Martin Lees, Reino Unido: Asesor del Presidente de la COP20; Rector Emérito de la Universidad de las Naciones Unidas para la Paz; ex UNASG de Ciencia y Tecnología, Moderador del Grupo de Tareas Gorbachov sobre el Cambio Climático.
Dr. Alexander Likhotal, Rusia: Presidente, Cruz Verde Internacional.
Jeremy Leggett, Reino Unido: Presidente Fundador de Solarcentury Electric Co; Presidente del Carbon Tracker, autor y activista.
Flavio Lotti, Italia: Organizador de la Marcha por la Paz Perugia-Asís, así como Coordinador Nacional de la Mesa de la Paz.
Dr. Khalid Malik, Pakistán: Ex director de la Oficina del Informe sobre Desarrollo Humano de las Naciones Unidas para 2014; Coordinador Residente de la ONU en China, 2003-2010.
Francesco Martone, Italia: Ex presidente de Greenpeace Italia, ex senador independiente de Liguria por el Partido Verde.
Dr. Dirk Messner, Alemania: Director, Instituto Alemán de Desarrollo, Co-Presidente del Consejo Consultivo Alemán sobre el Cambio Global.
Dra. Teresa Ribera, España: Directora del Instituto para el Desarrollo Sostenible y Relaciones Internacionales, París; ex Secretaria de Estado de Medio Ambiente, Madrid.
Bill Ritter Jr., EE.UU.: Ex gobernador de Colorado. Director del Centro para la Nueva Economía de la Energía, de la Universidad Estatal de Colorado.
Francesco Rutelli, Italia: Ex viceprimer ministro en la coalición de centro-izquierda, ex Ministro de Cultura, ex alcalde de Roma.
Dr. Roberto Savio, Italia: Presidente Emérito, Inter Press Service, Miembro del Foro de la Nueva Política.
Dr. Angelo Schiano, Italia: Presidente, Fondazioni Italiani
Dr. Gianni Silvestrini, Italia: Ex Asesor del primer ministro Romano Prodi para asuntos de economía verde; Editor Jefe de Qualenergia, el diario de la economía verde y la energía verde.
Dr. Dimitri Zenghelis, U.K.: Co-director de Política Climática, Instituto de Investigación Grantham, LSE; ex principal autor del Informe Stern.

Stampa

Italian Media s.r.l. - via del Babuino 107, Roma, c.a.p. 00187, p.IVA 09099241003, edita il settimanale Italiani con registrazione al Tribunale di Roma n. 158/2013 del 25.06.2013 - email: info@italianmedia.eu

NOTA! Questo sito utilizza i cookie e tecnologie simili.
Questo sito usa i cookie per migliorare la tua esperienza d'uso e usa cookie di terze parti. Proseguendo nella navigazione si presta implicitamente il consenso all’utilizzo di questi strumenti. Si rimanda alla nostra privacy policy per maggiori informazioni e per la possibilità di negare il consenso.